miércoles, 3 de mayo de 2017

Marcha por la Ciencia: “Menos corrupción, más investigación”

El sábado 22 de abril, Día de la Tierra, tuvo lugar en Madrid la Marcha por la Ciencia que, según el manifiesto de la convocatoria, es una iniciativa surgida en Estados Unidos que secundan más de cuatrocientas ciudades en todo el mundo. En España, además de Madrid, con manifestaciones y más eventos se suman otras ciudades, como Barcelona, Gerona, Granada y Sevilla. Las marchas en apoyo de la ciencia tratan de contrarrestar las políticas que la desprestigian y la necedad manipuladora de los “hechos alternativos”. En la marcha de Madrid los manifestantes han expresado también las peculiaridades que afectan a la ciencia en España, entre las cuales destaca la precariedad y el exilio de investigadoras e investigadores. Una escasez de recursos materiales y humanos que  en el manifiesto se atribuye a la política de recortes, aunque en los mensajes de la marcha también se achacó a la corrupción. Las recientes noticias sobre la operación Lezo y la detención, entre otros, del expresidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio González, han llevado a los manifestantes a relacionar la precariedad de la ciencia con los excesivos casos de corrupción que asolan la política española. Esto lo muestra una de las consignas voceadas con más vehemencia: “Menos corrupción, más investigación”. Las pancartas también lo denunciaban: “El dinero para la investigación lo tienen los investigados”; “Sí hay dinero para investigar, está en Suiza”.
La marcha comenzó a las doce de la mañana y transcurrió pacíficamente desde el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte (Alcalá, 34) hasta el Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas (Alcalá, 5). Un destino tan próximo a la Puerta del Sol que finalmente se permitió a los manifestantes avanzar hasta la emblemática plaza, donde la batucada que animó a los reunidos y los colectivos de investigadoras e investigadores más jóvenes prolongaron la protesta hasta las tres de la tarde.
La pancarta de cabecera, “Sin investigación no hay futuro, Marcha por la Ciencia”, fue portada por varias personalidades, entre ellas, Federico Mayor Zaragoza, exdirector general de la UNESCO. En la web de la Marcha por la Ciencia en España se recogen más de 150 adhesiones; presentes y mostrando su nombre en el recorrido estaban estos colectivos: Real Sociedad Española de Física, Colectivo Carta por la Ciencia, Marea Roja, Federación de Jóvenes Investigadores, Salamanca Innova, Democrats Abroad, Asociación Nacional de Investigadores Hospitalarios, Asociación de Estudiantes de Biología de España (AEBE), Dignidad Investigadora, Juventudes Comunistas, Nuevo Modelo Energético.
“Stop Trump”
El manifiesto indica que la Marcha por la Ciencia surge en Estados Unidos “como respuesta a la profunda preocupación de científicos y ciudadanos ante la creciente ola de políticas anticientíficas y la erosión de la imagen social de la ciencia”. Añade: “Los grupos que niegan de modo interesado evidencias científicas, como el cambio climático, la efectividad de las vacunas o la teoría de la evolución, están alcanzando en todo el mundo una influencia sin precedentes”. “Stop Trump” pedían escuetas pancartas, pues se considera que el rechazo a los conocimientos científicos se ha agravado tras la elección del republicano Donald Trump como presidente del país norteamericano. Durante la marcha se pudieron ver muchas pancartas escritas en inglés, ello se debe a que es un idioma con el que se maneja habitualmente la comunidad científica, pero también a la participación de Democrats Abroad (organización del Partido Demócrata estadounidense en el extranjero) con carteles que reafirmaban el cambio climático y confrontaban la ciencia con los llamados ‘hechos alternativos’: “The ocean are rising, and so are we”; “Science is no an alternative fact”. A propósito del Día de la Tierra un letrero en castellano rezaba “No hay planeta B”;  en inglés otro decía “I’m with her” y una flecha señalaba una imagen de la Tierra rebosante de vegetación.
Investigar en España: precariedad o exilio
A lo largo de la marcha los asistentes denunciaron el escaso interés de los actuales  gobernantes por la investigación y por las personas que se dedican a ello: “Hunden ciencia y tecnología”; Sin cientific@s no hay ciencia”; “La ciencia también es prioritaria” (pancartas). Se voceó constantemente “¡Basta ya de precariedad!” y se pudieron leer mensajes que exigían la mejora de las condiciones laborales, especialmente de las investigadoras e investigadores más jóvenes: “Por una carrera investigadora digna”; “EPIF digno”; “No más de 4 años de tesis sin contrato”; “Ciencia es trabajo. Trabajo con derechos en la investigación. Juventudes Comunistas”; “Por una condiciones laborales dignas. Asociación Nacional de Investigadores Hospitalarios”. Por supuesto, se mencionó el otro gran problema al que han de enfrentarse las científicas y los científicos en España: tener que salir al extranjero para poder trabajar. En el manifiesto para referirse a esta situación utilizan la palabra “emigración”, mientras que en la protesta se usó más “exilio” (término que implica connotaciones políticas). Algunas jóvenes llevaban maletas con letreros  que decían “Recién doctorada”. Se voceó “Para investigar te tienes que exiliar” y “No estamos todas, faltan las de fuera”. Una pancarta denunciaba la fuga de cerebros de España a Alemania; otra, las tres salidas que tiene el doctorado: aire, mar y tierra. La del colectivo Dignidad Investigadora reclamaba: “Ni exilio ni esclavitud ¡Basta ya de precariedad laboral!”
El manifiesto pone cifras a la precariedad. Indica que los recortes en investigación civil han alcanzado el 35% desde 2009. Señala  que entre 2010 y  2016 España ha perdido 10.000 investigadores, y lo relaciona con el desempleo y el deterioro del estado del bienestar: “Esto es particularmente preocupante en un país donde el nivel de paro es superior al 20% (50% en los jóvenes menores de 30 años) y donde existe un creciente deterioro de los servicios básicos en sanidad, educación, dependencia y cultura”. También recuerda que Estados Unidos, Suecia, Alemania, Canadá y Australia afrontaron la crisis económica aumentando su inversión en ciencia, al contrario que España.
La ciencia es “futuro”
Al igual que la pancarta de cabecera, numerosos lemas vinculaban la ciencia al futuro: “Con I+D+i  sí hay futuro”. Colectivo Carta por la Ciencia”; “Sin ciencia no hay futuro”; “Con/ciencia/te, es tu futuro”; “I+D de hoy es el bienestar de mañana”. De este modo se da a entender que un país que no cuida ni invierte en ciencia y conocimiento está condenado al fracaso económico y social. Explícitamente se gritaba “Si no nos hacen caso, España será un fracaso”; y se leía “Respeto por la ciencia, no retrocedamos”. Un grupo de jóvenes arrastraban una bola negra amarrada a sus tobillos con una cadena, simulando estar presos, y exclamaban “¡Si no investigamos, estamos condenados!”
Puesta la ciencia en entredicho por las corrientes negacionistas a nivel mundial y desdeñada por las políticas de austeridad en España, algunos mensajes remarcaban lo que es una obviedad: la importancia de la ciencia y el conocimiento para la v ida, el planeta y la convivencia democrática. Pancartas: “La poca ciencia destruye la Tierra, la vida y la convivencia”; “Antibióticos, vacunas. La ciencia salva vidas”; Consignas voceadas: “El cáncer no se cura sin investigar”; “Investigamos para los ciudadanos”.
Formalmente algunas pancartas de la marcha se diferenciaban de las de otras protestas por contener textos de más de cinco líneas o estar escritos en letra pequeña, lo cual no facilita su lectura en una marcha, aunque sí sea indicativo del rigor y el detalle en el mensaje. Otras incluían gráficas y se expresaban en forma de test. Entre estas últimas un conjunto de ellas ponían en valor la ciencia frente al consumismo y la cultura de masas propiamente mediática. Por ejemplo, había carteles que interrogaban sobre la cultura científica de forma irónica; así, uno de ellos preguntaba por Santiago y daba dos opciones, a) Ramón y Cajal y b) Bernabéu, estando marcada como correcta la primera en este caso. Más: “¿Louis…? a) Pasteur, b) Vuitton”; “¿New…?  a) –ton, b) Balance”. Otro cartel mostraba un dibujo de una balanza llamada “Spain” y en el platillo que más pesa figuraban la pobreza, Gran Hermano y la emigración; en el de menor peso “Ciencia, Cultura y Educación”. Una frase traía a la memoria los versos de Antonio Machado y la literatura de la Generación del 98: “Frente a la pandereta, la probeta”.
Reivindicaciones
El Pacto por la Ciencia, apoyado por sociedades científicas, académicas y sindicatos —según recuerda el manifiesto—, fue firmado en 2013  por todos los partidos políticos con representación parlamentaria, menos por el que estaba en el poder (Partido Popular). El manifiesto exige que se cumplan sus principales reivindicaciones:
1) recuperación de los niveles  de inversión pública en ciencia del 2009;
2) eliminación de los límites a la tasa de reposición de empleo público en actividades relacionadas con la investigación y plan de choque para incorporar nuevos recursos, el talento emigrado y reducción de la precariedad;
3) cumplimiento de los planes nacionales de I+D  en sus convocatorias y plazos;
4) integración de la ciencia en la agenda política “de forma que quienes deben tomar decisiones legislativas y ejecutivas dispongan de información científica constante, suficiente y eficaz”.

Registrado en Safe Creative con licencia Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObra Derivada 3.0 

10 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. Hola, Celeste, qué tal...?

    Gracias por este excelente artículo.

    Yo soy un amante de la ciencia y la investigación. Y lo tengo bien claro, sin ello no sobreviviríamos en este planeta ni en ningún sitio.

    Creo que la ciencia es uno de los sitios que debería estar prohibida a cerdos políticos.

    Lo mismo que la enseñanza (la educación) debería estar cerrada a políticos y religiosos y otros manipuladores de masas, la investigación científica creo que deberíamos tomarla como un bien de la sociedad que se merece un gran respeto por parte de todos los seres humanos y deberíamos cuidarla como fuente de vida, y a la vez, dedicarle gran cantidad (la mayor posible) de recursos económicos y sociales.

    Además, está demostrado, una mayor inversión en ciencia eleva el nivel y la calidad de vida.

    Yo no veo vida sin ciencia en una sociedad de seres inteligentes con vistas a un futuro.

    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Juande:
      Es increíble que haya gente que desprecie la ciencia, pero está sucediendo. En España se desprecia desde siempre con la falta de inversiones en investigación. Es un problema que tenemos bien arraigado, y eso que ahora hay jóvenes bien preparados, pero se acaban yendo para poder investigar, como en el pasado. Es muy grave, pero nuestros gobernantes no se lo toman en serio, promueven más la pandereta y la charanga... y el fútbol.
      Muchas gracias, por tu comentario, sé que tienes interés por la ciencia. Me alegro de verte por aquí.
      Abrazos.

      Eliminar
    2. Hello, Celeste, how are you?

      Bueno, muchas veces, yo creo que no es que desprecien la ciencia, es que no la entienden, o viven circunscritos en una tribu social encerrados en una diminuta supervivencia en la que no alcanzan a comprender ni el significado de “Ciencia”, o la simple curiosidad de su entorno y el mundo en que vivimos.)

      Pero, no vayas tan lejos: siempre, no. En tiempos, ha habido personas de este país que han levantado la cabeza a pesar de las dificultades y han hecho grandes avances en nuestra amada Ciencia.

      Lo que ocurre en los últimos años, es que el salvaje capitalismo global quiere utilizar a los ciudadanos de este agredido país como simples empleados precarios del sector servicios y poco más. Y los corruptos que se hacen pasar por políticos saben engañar a los ciudadanos para que les den un voto falso que, en realidad, va a parar a unos farsantes que nos venden de vuelta al salvaje capitalismo.

      Al capitalismo global no le interesa que en este nuestro país haya progreso, y con ello, no les interesa que aquí haya ciencia.
      Como los farsantes gobernantes soy hilos de muñecos de ese capitalismo global... aquí, dictan sus intereses salvajes. Y los ciudadanos con vendas en los ojos continúan votando a los mismos farsantes.

      Grave sí, es, y mucho. Pero no sé qué es más grave, si lo que ellos están haciendo, o lo que están haciendo una y otra vez una mayoría de ciudadanos.
      Aunque últimamente, sí se está viendo cada vez un mayor despertar de los ciudadanos... pero muy lento.

      Un ejemplo de que los ciudadanos despiertan o no, creo que se va a ver en las próximas elecciones del que debería ser (y no es) el PSOE.
      Si sale Susana, la gente está votando la continuidad del PPSOE. Y eso es muy grave. Si es así, es que los ciudadanos no despiertan... Susana representa la continuidad de esos que nos han quitado un partido político que podía haber hecho mucho por este país.

      Abrazos y mis mayores deseos de un país mejor para nosotros los ciudadanos!

      Eliminar
  3. Hola Celeste: Hay cantidad de cosas para comentar en tu escrito. Desde la precariedad y el exilio de los investigador@s, la corrupción, la erosión de la imagen social de la ciencia, las políticas "negacionistas" del cambio climático (lo de las vacunas no tiene nombre), ¡¡¡la evolución!!!, la ciencia versus consumismo... Son tantos los temas que se necesitaría hacer una manifestación mensual (por no decir semanal) hasta que el gobierno dé su brazo a torcer.
    En cuanto a las reivindicaciones, solo un apunte: para recuperar los niveles de inversión de 2009, la UE debería echar una mano (Fondos de cohesión, etc)...si lo que realmente se pretende es un proceso de convergencia con países europeos más avanzados.
    Pero parece que esto no está en los planes de Merkel y cía. Más bien parecen más interesados en que sigamos sirviendo copas...
    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Emilio:
      Ha habido protestas con anterioridad convocadas por la Marea Roja; en Madrid, hubo una al principio del otoño; pero es verdad, habría que hacer una cada semana pues son ya tantas cosas.
      ¡Cuánto hemos retrocedido! Recuperar la inversión de 2009 y estamos en 2017. Es penoso. Creo que Merkel y compañía no están por la labor y, sí, están interesados en que nosotros sirvamos las copas, pero ellos se llevan nuestros mejores cerebros, nuestros jóvenes educados y formados aquí, en nuestras universidades. Es un disparate total.
      Muchas gracias. Saludos.

      Eliminar
  4. Pocas manifestaciones he sentido mas perderme que esta. Es mas que quedarme con las ganas, pero debe ser que ó soy muy despistado ó que los científicos no se han hecho oir.
    Es que me enteré cuando vi-y me acorde de ti-la cantidad y sobre todo la CALIDAD enorme de las pancartas.
    Solo con eso hubier hecho un reportaje estupendo y en este caso apoyado con el alma esta manifestación.
    To cronica magnifica como siempre, pero esta vez si que siento profundamente habermela perdido. Y veremos cuando hay otra, porque creo que es, ó debería ser de las mas importantes.
    Es tan de vergüenza el trato a la investigación en España como la misma corrupción. Gracias amiga por tu excelente aportación.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Carlos:
      También creo que es uno de los asuntos más importantes y más graves.
      En la protesta había gente muy joven y escribieron mensajes críticos. Se notaba la perspectiva internacional, con sus pancartas en inglés, y su nivel cultural. Gente educada y correcta en una marcha muy tranquila, pero con mensajes importantes, decisivos, que los que gobiernan no quieren escuchar. Seguimos teniendo un país de gobernantes paletos y cosas peores.
      Espero que hagan más manifestaciones por la ciencia y que puedas asistir, pues se aprende mucho.
      Respecto a la corrupción, creo que hace falta una gran movilización contra esta lacra, es que ya es insoportable. Decían que no había dinero para la ciencia, ni la sanidad, ni la educación, pero sí lo había para Suiza, y esto lo hacían los mismos que nos pedían que nos apretásemos el cinturón.
      Muchas gracias. Abrazos.

      Eliminar